Paseando por Madrid en abril 2013

Acabo de volver de un breve paseo por Madrid. En abril 2013 lo primero que sorprende es ver que ofrecen terceras rebajas, “mitad de temporada”. De cuál no se sabe, si de la que se esta saliendo o en la que se esta entrando. Tampoco indican temporada “de que”. Temporada estacional o temporada emocional. Lo que si es cierto es que si entras en una tienda las ofertas de descuento aumentan; comprando tres uno gratis; el tercer producto rebajado obtiene el 70% de descuento. Así sin final. Conclusión, nadie vende ni regalando.

Desde mi último viaje a Madrid, marzo 2013, el coste de taxi es menor. No por que hayan bajado la tarifa, sino porque, sorpresa, no hay atascos y al mismo trayecto el precio final es hasta un 20% más bajo, que no más barato.

El taxista es la mejor fuente de opinión. A mi llegada en el aeropuerto mi taxista fue un afanado trabajador, orgulloso de sus dos hijas, ambas licenciadas, las dos sin trabajo. Llevaba tres horas de espera para un cliente, aquí quien escribe. Mi trayecto era de los “buenos”, pues me comento que últimamente los únicos clientes, después de un promedio de tres horas de espera, era para distancias de 10 euros más suplementos! Me fue indicando por el camino paradas de taxis para cuatro taxis, donde se podían ver diez o más. Preferible esperar que circular consumiendo gasolina o lo que fuere.

El único taxista extranjero fue un ecuatoriano, que después de ocho años en España, con tristeza me confeso que estaba preparando su vuelta. En diez meses estaría en el Ecuador, allí al menos hay prospección de futuro, aquí no quedan ni clientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Demuestra que eres humano/a *